La Dra. Claudia Quezada y su aporte en la lucha contra el cáncer

La Dra. Claudia Quezada y su aporte en la lucha contra el cáncer

Por Eduardo Kessi

La resistencia tumoral es un fenómeno que tiene como resultado la sobrevivencia de las células tumorales a un tratamiento específico. Este fenómeno opera a través de diversos mecanismos que son el objeto de estudio de la Dra. Claudia Quezada, actualmente en el Instituto de Bioquímica y Microbiología de la Facultad de Ciencias en la Universidad Austral de Chile.

La Dra. Quezada es Bioquímica de la Universidad Austral de Chile. Comenzó sus estudios de Doctorado en Ciencias en esa misma casa de estudios y posteriormente se trasladó a la Universidad Andrés Bello donde finalizó su doctorado en Biociencias Moleculares.

Desde muy temprana edad, la Dra. Quezada se interesó por la investigación científica. “Mis mayores motivaciones fueron poder contribuir con nuevos conocimientos y avances científicos para las futuras generaciones de estudiantes e investigadores, y mejorar la calidad y sobrevida de pacientes aquejados con enfermedades complejas y con pocos avances de investigación. En mi carrera hubo mentores y profesores clave que guiaron y encaminaron mi quehacer científico; entre ellos puedo mencionar al Profesor Emérito de la Universidad Austral de Chile, Dr. Juan Carlos Slebe, de quién sólo tengo buenos recuerdos como profesor, colega, investigador y académico. Él fue el primero que confió en mis méritos académicos y mi capacidad de investigación”.

La Dra. Quezada dedica su actividad de investigación al estudio de diversos mecanismos de resistencia tumoral. En sus palabras, “desde la investigación básica hasta ensayos clínicos, especialmente enfocada a la resistencia al tratamiento quimioterapéutico establecido por proteínas de la familia de transportadores ABC. Específicamente, investigamos la función de la señalización de adenosina como modulador endógeno de los mecanismos de resistencia al tratamiento de tumores cerebrales agresivos como el glioblastoma, y la investigación de biomarcadores inmunológicos y de resistencia a fármacos en cáncer de vesícula biliar, con el objetivo de crear terapias personalizadas para estos pacientes. Otras líneas de investigación se relacionan con estudios sobre invasión y migración celular en cáncer, biopsias líquidas y vesículas extracelulares, autofagia y mantenimiento de las características troncales de subpoblaciones de células cancerosas”.

La relevancia de la investigación de la Dra. Quezada puede juzgarse a la luz de lo que consigna el Plan Nacional de Cáncer 2018-2028 del Ministerio de Salud, “los estudios epidemiológicos en Chile evidencian el aumento de la morbimortalidad por enfermedades no transmisibles. En ese contexto, actualmente el cáncer es la segunda causa de muerte de la población chilena, luego de las afecciones al sistema circulatorio y cardiovascular, proyectándose que al final de la próxima década, llegue a ser la primera causa de muerte en el país”.

Cuando se le pregunta por cuál piensa que ha sido su principal contribución la Dra. Quezada no tiene duda, “creo que la mayor contribución, es el impacto social que posiblemente puedan tener los resultados de nuestra investigación; estos apuntan a mejorar la calidad de vida de los pacientes diagnosticados con diferentes tipos de cáncer. En el caso del glioblastoma, el tumor más maligno entre los tumores cerebrales y con menor tasa de sobrevivencia, hemos avanzado en proponer tratamientos alternativos para los subtipos de tumores con mayor quimio resistencia, en colaboración del Instituto de Neurocirugía Asenjo (INCA) de Santiago. Este trabajo fue galardonado hace algunos años con el Premio Nacional de Investigación Universitaria “Cura y Prevención del Cáncer”. En el caso de la investigación de cáncer de vesícula biliar, nuestro proyecto aborda un problema que aqueja principalmente a la Región de los Ríos, las tasas de incidencia y mortalidad de este cáncer son las más altas a nivel mundial en esta región, y afectan en mayor proporción a las mujeres. En este proyecto hemos avanzado en determinar marcadores con potencial pronóstico y predictivo en muestras tumorales de pacientes con cáncer de vesícula biliar, estos marcadores no sólo ayudarán a monitorear el curso de la enfermedad (como la sobrevida del paciente), sino que además sentará las bases para comenzar a probar nuevas terapias personalizadas en el mediano plazo. Para ello contamos con el apoyo de instituciones como el Hospital Base de Valdivia y el Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII). Ambas líneas de investigación aportan y son fundamentales para hacernos cargo de problemas sanitarios y sociales que nos afectan particularmente como país”.

Respecto de su participación en la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular de Chile, la Dra. Quezada indica que “la SBBM Chile es una de las sociedades más distinguidas y de renombre en nuestro país con grandes científicos entre sus socios y exsocios. Como Bioquímica, ser miembro y ex Directora regional de esta sociedad ha sido un privilegio, no solo por la gran oportunidad de compartir y tener acceso a excelentes reuniones anuales organizadas con expositores nacionales e internacionales, sino que también por las posibilidades de colaboración entre socios y participantes, y de difusión de nuestras investigaciones entre estudiantes y científicos de distintas áreas y localidades”.

Finalmente, respecto del momento presente de la actividad científica en Chile indica que “A pesar, de que en los últimos años Chile ha aumentado la tasa de investigadores, publicaciones científicas y en promedio la productividad científica-tecnológica, hay una baja recurrente de la inversión en I+D+i, sobre todo en el área de la investigación básica. Esto sumado a la pandemia, han mermado los avances científicos en nuestro país, aunque se ha hecho evidente dentro del pensamiento de la comunidad, la necesidad y la importancia de la investigación científica. Es fundamental que en un futuro próximo exista un aumento real de la inversión y la equidad del financiamiento en ciencia a nivel nacional. Es muy relevante el destino de fondos específicos para investigadores/as jóvenes y de regiones. También de importancia, es el destino de fondos para difusión de la ciencia, para que niños, jóvenes y la comunidad en general puedan comprender que la investigación científica-tecnológica es relevante y puede contribuir a la recuperación económica de nuestro país y estar al servicio de las personas. Por ejemplo, con respecto a la pandemia del COVID 19, se requieren inversiones para la comprensión y conocimiento de la enfermedad y sus efectos sobre la población, en el desarrollo de vacunas, dispositivos de detección, generación de insumos clínicos, trabajo a distancia, transferencia tecnológica, etc. Lo mismo para otras áreas relevantes de investigación en nuestro país. Con mayor inversión y difusión en ciencia, podremos captar más capacidades y realizar un aporte real al desarrollo de nuestro país”.