Equipo de la universidad Austral publica trabajo sobre anticuerpos neutralizantes contra SARS-CoV-2 desarrollados en Chile

Equipo de la universidad Austral publica trabajo sobre anticuerpos neutralizantes contra SARS-CoV-2 desarrollados en Chile

Investigadores de la Universidad Austral de Chile y de la Universidad de Queensland logran modificar nanoanticuerpos de alpaca y fusionarlos con fragmentos de anticuerpos humanos que pueden usarse para implementar una inmunoterapia inyectable y así disminuir la severidad del Covid 19.

El equipo del laboratorio de biotecnología medica de la Universidad Austral de Chile, ha logrado aislar un poderoso anticuerpo capaz de neutralizar al Coronavirus, el cual tiene la particularidad de provenir del sistema inmune de alpacas.

De acuerdo con lo señalado por el director del equipo Dr. Alejandro Rojas, en abril del año pasado pudieron aislar el material genético para producir de forma ilimitada anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus. A partir de aquello y en conjunto con el Grupo de investigadores que dirige del Dr. Daniel Waterson en Australia lograron humanizar el anticuerpo -denominado W25- de alpaca con fragmentos humanos y demostrar que estos son capaces de neutralizar el coronavirus. El investigador explica que, a diferencia de otros mamíferos, los camélidos incluidas alpacas y llamas, se defienden de enfermedades produciendo anticuerpos muy simples, lo que hace posible extraer la información genética para reconstruir esta inmunidad en el laboratorio. “Estos animales tienen un sistema inmunológico muy simple, el cual permite extraer la información genética y luego replicarla en bacterias o células, para producir estos anticuerpos, conocidos como Nanoanticuerpos, de forma ilimitada”, explica el científico y académico.

La plataforma nace con el apoyo del Gobierno Regional de los Ríos y su Consejo Regional a través del Fondo de Innovación para la Competitividad FIC. La primera iniciativa, denominada “Creación de una plataforma para la lucha contra virus emergentes”, presentada en el año 2016, dio el paso inicial para el desarrollo de una serie de investigaciones que han permitido aportar al diagnóstico y tratamientos con anticuerpos en diversas áreas de la Salud.

“Hoy mas que nunca agradecemos la visión futurista del Consejo Regional, porque con su aporte permanente durante estos años, hemos logrado generar el día de hoy esta herramienta potencialmente terapéutica inyectable contra el coronavirus”.

Según explica, la nueva fusión une el extraordinario poder para reconocer y neutralizar el virus del anticuerpo de alpaca con la capacidad de gatillar una respuesta inmune de los anticuerpos humanos. Agrega que “hemos sido uno de los primeros grupos en el mundo en generar anticuerpos neutralizantes contra el coronavirus, de hecho, aun hoy en día en mayo del 2020 ya habíamos presentado una solicitud de patente en Estados Unidos de más de 30 anticuerpos, los que se unen a la proteína Spike del coronavirus.  

 El anticuerpo W25 desde el Tibet a Valdivia

Este anticuerpo tiene un origen bastante peculiar. E el año 2019, el maestro budista Dzongsar Khyentse Rinpoche visitó Chile, tuvo la oportunidad de compartir con dos de los investigadores colaboradores del Laboratorio UACh, pertenecientes al Centro de Trastornos del Movimiento CETRAM, ubicado en Santiago.

El maestro budista se mostró muy interesado en la fotografía de una alpaca, y luego, específicamente por las cualidades de sus anticuerpos. El interés del maestro budista permitió que finalmente aportara la generosa suma de 1000 dólares, con la indicación de apoyar las investigaciones y contribuir así a la Salud mundial.

“Con el dinero se construyó un nuevo establo, y desde el criadero Llamas del Sur se trajeron 4 nuevas Alpacas, Buddha, Tara, Dilgo y finalmente Pedro, nombre de uno de los investigadores del CETRAM”, menciona el Alejandro

Siguiendo las instrucciones encomendadas por el maestro tibetano, fue Buddha la alpaca encargada de generar los anticuerpos contra el coronavirus, hecho que se logró en el plazo de dos meses. “El anticuerpo fue bautizado como Willy-25, en honor al investigador que lo encontró, ya que en el laboratorio tenemos la tradición de que quien encuentra un anticuerpo, lo bautiza”.

En ese sentido, Alejandro dice que los procedimientos con las alpacas no les causan ningún daño, ya que en ninguna circunstancia se utilizan virus infecciosos o moléculas que pudieran causarles algún efecto negativo.

Proyecciones y necesidad de apoyo estatal

Los anticuerpos desarrollados por el Dr. Rojas presentan extraordinarias propiedades en cuanto a estabilidad, expresión y neutralización para ser producidos a escala global. La nueva aplicación es usarlo en forma inyectable en el control de la pandemia y sumarlo a la idea inicial de administrarlo a través de un nebulizador. Bajo la administración inyectable permitiría su uso como un suplemento a los procedimientos de aplicación de plasma donado por pacientes convalecientes o derechamente podría utilizarse en su remplazo.

El objetivo es producir una terapia que detenga el avance del virus en pacientes, de tal manera que no llegue a un estado grave y también que contribuya en la reducción de la transmisión a personas sanas. Lo destacable, además, señala el Dr. Rojas, es que un anticuerpo con estas características ha sido generado en Chile, lo que no es menor porque aun cuando los resultados clínicos de las vacunas son muy alentadores, también es relevante fortalecer las inmunoterapias para evitar que los pacientes se agraven y copen los recintos hospitalarios.

El desarrollo de una terapia inmunológica puede ir a la par con las investigaciones de las vacunas, sobre todo porque se sabe que las vacunas enfrentan limitaciones de producción y logística a nivel global, y se ha visto con frustración como los cargamentos de las vacunas llegan muy parcializados. Por otro lado, la gran mayoría de las vacunas no han sido probadas en menores de edad y por lo tanto los niños seguramente no podrán ser vacunados a corto plazo. También se debe considerar, agrega, que existen personas que por una u otra razón no puedan ser vacunadas.

Luego de una extensa revisión el trabajo científico ha sido aceptado en la revista Scientific Reports https://www.nature.com/articles/s41598-021-82833-w. En ese sentido, el Alejandro Rojas vuelve a hacer un llamado a las autoridades centrales del ministerio de Ministerio de Salud y al sector privado, a apoyar este tipo de investigaciones porque “como equipo, nuestro objetivo es avanzar no sólo porque creemos que es muy importante contar con alternativas terapéuticas locales, sino por que también pretendemos demostrar que podemos aportar en las soluciones a problemáticas globales desde el lluvioso sur de Chile”.

Si quieres conocer más sobre las alpacas y las investigaciones, visita Instagram @alpaca_buddha